Archivo de la categoría: comedia negra

El caldero de las brujas

 

Noticia en LaSemana.es: http://www.lasemana.es/cine/noticia.php?rev=802&cod=35099

El director bilbaíno Álex de la Iglesia intervino este viernes como invitado en el programa Los desayunos de TVE para dar a conocer su próxima película, Las brujas de Zugarramurdi, que llegará a las salas el próximo 27 de septiembre.
De la Iglesia describía su nueva cinta como una comedia de evasión fantástica con estas palabras: “Llega un momento en el que todos queremos escapar e ir a un mundo fantástico, aunque sea de brujas”. El cine social y los Oscar fueron otros temas de conversación propuestos por María Casado en el programa.
Ante estos asuntos, el director confesaba su admiración por las medidas adoptadas en Francia para incrementar el público del séptimo arte y revelaba su falta de tiempo a la hora de presentar la película para los premios “Lo que pasa es que no la había acabado, no tuve tiempo de presentarla. Es una película complicada y hasta el último momento estaba retocando”.
El director también reservó comentarios sobre la economía y la política de España declarando su miedo y rechazo al cine político “Hay que ser muy listo para saber entretener y hacer pensar al mismo tiempo”. De la Iglesia terminó defendiendo la televisión de calidad que se preocupa por la audiencia adulta “Se trata de convencer a la gente. Hay que arriesgar más, hasta que una persona no da el primer paso y tiene éxito no se apuesta por este tipo de series”.
Durante la entrevista el cineasta dedicó unas palabras a los actores con los que ha trabajado en esta última cinta, entre los que se encuentran Hugo Silva, Mario Casas y Carmen Maura “Cuando una persona sabe hacer su trabajo más fácil le es gestionar su ego. Es más complicado trabajar con alguien que acaba de empezar”. El film se centra en el robo de una tienda de compro oro y a la posterior huída de los atracadores hacia una terrorífica Navarra.
El largometraje ya ha podido verse en el Festival Internacional de Cine de Toronto. Las brujas pudieron exhibirse en la proyección del último día programada dentro del certamen canadiense, que es la antesala de los estrenos más importantes de la temporada para Hollwywood.
Anuncios

Criminales en el gimnasio

Crítica en LaSemana.es: http://www.lasemana.es/cine/critica.php?cod=3097

Michael Bay deja aparte a sus monstruos metálicos de Transformers con el objetivo de recuperar a sus antiguos seguidores, esos que enloquecían con las buenas dosis de tiroteos, adrenalina y explosiones espectaculares a las que el director les tenía acostumbrados. El cineasta se traslada al Miami de los años noventa para adaptar una historia real sobre un secuestro chapucero, maquinado por un grupo de culturistas ambiciosos que se sienten predestinados a alcanzar el sueño americano. El título está encabezado por un fanático Mark Whalberg que arrastra bastantes traumas mentales y un Dwayne Johnson que más que una roca parece una montaña, sensiblera y religiosa, eso sí.

Dolor y Dinero cuenta una historia simple sobre unas personas simples, por no decir cortas, que lamentablemente se dejarán llevar por sus fantasías secuestrando al cliente de un gimnasio. Bay satura el metraje con secuencias de persecución, asesinatos fallidos, torturas tronchantes, pesas y muchos, muchos músculos. Los secundarios de la película, representados por Tony Shalhoub y un siempre bien recibido Ed Harris, aportan la seriedad y la calidad del film, pues es su presencia la que distingue esta producción de cualquier otra comedia facilona made in hollywood.

El pero que podría encontrarse a la película del director californiano es la exageración, el exceso constante de situaciones límite alejadas precisamente de la realidad, las cuales ponen en duda el supuesto mensaje satírico de la cinta, debido a su contenido chulesco y macarra. A pesar de su falta de sutileza, la obra consigue hacer reflexionar al espectador gracias a la voz en off del protagonista, pues es de ahí de donde emerge indirectamente una crítica a la soberbia, la envidia y a una competitividad malsana.

De las actuaciones del reparto es la de Dwayne Johnson la que más sorprende, teniendo en cuenta su recorrido cinematográfico. El luchador profesional otorga los momentos más graciosos sin lugar a dudas, dando forma a un personaje devoto y pánfilo que termina por corromperse. Mark Whalberg cumple correctamente con el papel de líder insatisfecho causante de todos los problemas, mientras que Anthony Mackie, el tercer miembro del grupo, pasa bastante inadvertido.

En cuanto a Bay, es de agradecer que se tome este parón para volver a sus raíces y mostrar algo de personalidad, después de que los blockbusters se hayan apoderado de toda su vena creativa. Dolor y Dinero no es La Roca , de hecho ni se le acerca, pero sí que tiene, y mucho, de Bad Boys , su primer largometraje.

El resultado final es una película entretenida, con un buen presupuesto que se hace notar en las escenas de acción, aunque siendo Michael Bay tal vez haya menos de las que la gente pueda esperarse, y sobre todo accesible y fácil de seguir, aunque no haya que tomársela muy en serio.